Toledo Patrimonio de la Humanidad
Toledo Patrimonio de la Humanidad
ARCOSOLIO

Recomendar esta página en:

Santa
María de Melque y el Castillo de Montalbán.

                

 

(MATERIAL
PROTEGIDO POR LEY, NO USAR SI NO ES CON PERMISO DEL AUTOR Y HACIENDO REFERENCIA
AL MISMO Y A LA FUENTE –texto original del libro del propio autor TOLEDO Y LA
MESA DE SALOMON :ENTRE ESCILA Y CARIBIDIS Editorial Ledoria.)

 

 

ESTE ARTICULO ES ANTIGUO, HOY EN DIA A NOVIEMBRE DEL 2013 MUCHOS DE LOS DATOS HAN SIDO REVISADOS ,CORREGIDOS, AMPLIADOS Y REELABORADOS CON MOTIVO DE UN LIBRO EN EL QUE TRABAJO.

 

Si nos hacemos caso  de Gonzalo Martínez Diez[i]El  origen de la encomienda templaría de Montalbán en Toledo se dataría en el 1221  y estaría relacionada con la negativa de  los freires de la Orden de Motegaudio de pasar a formar parte de la Orden deL Temple . Como consecuencia de ello decidieron poner en manos templarías las
tres fortalezas que controlaban los pasos del Tajo: Montalbán, Ronda y El
Carpio.





El monumento nacional o sitio de Melque se encuentra en un espolón
rodeado por los arroyos de Melque y las zorras.

 

El padre Román de la Higuera hace mención a esta iglesia en
su “Historia de Toledo” (siglo XVI):

 

“La Iglesia es de extraña fabrica de  piedras sin cal al modo que los romanos fabricaban; y muestra en sí mucha antigüedad toda es de bóveda de piedra y tiene paredes de argamasa: y cerca de  allí ay muestras de aver avido población donde aquella Iglesia era la  parroquial. Responde allí muy bien la graduación de Ptolomeo, y por eso pienso, que estuvo aquí el lugar dicho Paterniana de los antiguos romanos”

 

D. Jerónimo López de Ayala-Álvarez de Toledo, Conde de  Cedillo tras ser avisado por un grupo de amigos que regresaban de caza dándole cuenta del hallazgo de esta “ermita de Melque”, pone sus energías en tratar de recuperar el  legado de esta joya artística poniendo  el acento en el lamentable estado y olvido en que se encontraba en los principios del
siglo XX.

 

En la revista  española aparece un opúsculo titulado: “Un monumento desconocido; Santa Maria de Melque”.

 

El Conde de Cedillo encuentra citas antiguas en varios  diccionarios geográficos [ii]y  en un artículo de Francisco Coello sobre vías romanas entre Toledo y Mérida.  Tras estudiar minuciosamente la iglesia concluye:

 

“Pero los singulares caracteres de esta  Iglesia entrañan un verdadero problema, casi un enigma arqueológico, que en
términos escuetos y semejantes a los de los rompecabezas…por su aparejo y sus  macizos se parece a lo romano; por la disposición …a lo latino…por su planta a  lo bizantino; por la contextura de sus arcos a lo visigodo y a lo árabe
primario; por sus bóvedas, su cúpula y sus semicolumnas a lo románico; por el  modo de ejecución a lo bárbaro…¿Qué es?”

 

El padre Mariana lo cita como uno de los cinco conventos
templarios del reino de Toledo dando cuenta de una bula papal de Alejandro III:  Santa Maria de Montalbán, San Juan de Valladolid, San Salvador del Toro, San  Juan de Otero y San Benito de Torija.

 

El numerario Guillermo Santacruz Sanchez Rojas[iii] habla de un panteón levantado por un patricio romano en el siglo II o III.  Otros autores como D. Jaime Colomina Torner, no solo no rechazan esta hipótesis, sino se apoyan en ella   para confirmar la plena evangelización del territorio toledano en el siglo IV

 

Los diferentes especialistas como Vicente Lamperez, El Conde  de Cedillo, Gómez Moreno, Luis Caballero Zoreda han querido dar dos soluciones a su origen, o bien fue levantada por  muzárabes en época islámica o por visigodos en periodo próximo a la invasión musulmana. Se concluye y
confirma por parte los últimos trabajos  arqueológicos esto ultimo.

 

La presencia celtica se puede afirmar en el origen del  primer núcleo de población que habito Melque, en atención a varios orocronimos  relacionados con “albi” presentes en la zona y la aparición de bultos zoomorfos[iv]

 

La extraña deidad celta conocida como “Dama de los montes” es el estandarte
más representativo del legado Celtíbero. Se trata de una extraña estatuilla de forma fría y de  aspecto inmutable, que incluye como detalles ornamentales la utilización de círculos concéntricos, con  reminiscencias a cultos lunares o solares en su tiara.

 

Del mismo modo muy cerca, en Sotorrendo, se encontró una  figura del dios Mercurio, lo que nos esta señalando un lugar señalado desde la  antigüedad al alimón por todos los pueblos que la habitaron.

 

La etimología es muy sugerente. Se ha determinado que Melque  procede de “Balat-al_maluk”, “camino real “o camino del rey”, debido a la  cercanía de una vía principal. Incluso admitiendo la etimología “oficiosa”,
  amino del rey”, no deja de ser revelador por su más que sugerente afinidad
con el itinerario de la “Obra alquimica” y el Grial, pues en ultima estancia
evoca al “Rey mundo”.

 

Si atendemos a la estrecha relación que como veremos tenia
  bailia de Montalbán con el Grial, quizá no andemos descaminados. En
cualquier caso en nuestro afán “heterodoxo” la raíz etimológica de “Nuestra señora de Melke” invita a  elucubrar otras hipotéticas soluciones
como que su origen evoque a Melquisedec, o a “nuestra señora de la leche”, en  cualquiera de los supuestos, equivaldría a elevar su significación esotérica a  la máxima potencia.

 

 

Una hipótesis que surge de rastrear esta etimología para intentar acomodarla a  los sucesos históricos que se estaban desarrollando en el transcurso de la  invasión árabe, es la de “Melk-Julan”[v], un judío que acaudillo un nutrido grupo de hebraizantes y se levanto contra los  invasores después de haber apoyado previamente la invasión. Aunque su ámbito de  actuación más tarde se fijo en los  Pirineos, desconocemos el alcance de sus algaradas y si   de la etimología de la iglesia y del propio nombre del caudillo
hebreo puede desprenderse alguna pista  relacionada con el paradero del tesoro.

 

Como motivo de reflexión,  no deja de ser curioso que del norte de África partieran tanto la invasión de  España por parte de los árabes como la 
invasión de Roma por parte de Genserico. Tampoco el que en ambos casos
los judíos se improvisaran como fuerzas auxiliares. No olvidemos lo que Alzog en su “Historia Eclesiástica de  España”, nos transmite extraído de fuentes antiguas:

 

“Tarik Abdalahy…en su hueste venían  varios renegados judíos y toda una tribu hebrea conducida por Julani, de cuyo  nombre nuestros cronistas forjaron la fábula del Conde D. Julián…”

 

Existe la creencia de  que los judíos auspiciaron sendas invasiones con el fin de recuperar el  tesoro del templo en   contraprestación a la ayuda prestada. Dos datos parecen avalar esta hipótesis, el  probable origen judaizante de Tarik y el dato histórico real de que los hebreos  fugitivos de Jerusalén se establecieron en África del Norte y se unieron a los
vándalos de Genserico.

 

Es de reseñar   el que candelabro originario del templo  fuera finalmente restituido en Jerusalén. Entre el botín que se llevo en sus naves  Genserico estaban las estatuas de metal y los trofeos de los templos del foro y de la paz Judaica. No se detalla que otros objetos formaban  parte del botín pero si es seguro que la  reliquia del candelabro del templo se encontraba entre ellos. Un siglo más  tarde el Candelabro es llevado a  Constantinopla y   restituido tiempo más tarde en Jerusalén para acabar  desapareciendo misteriosamente.

 

Otro hecho de importancia que se menciona cuando se intenta  fijar la data histórica en que hubo de  ser construido Melque, es que se señala como probable el periodo de Omar Ben Hasfun, un personaje se origen  musulmán que gobernó y mantuvo independiente Toledo del poder califal durante cincuenta años apoyado por la comunidad muzárabe.

 

En el año 898 este rey se hace cristiano junto a algunos de  sus generales y manda excavar en roca  viva en la serranía de Ronda cerca de la fortaleza de Bobastro una ermita con  manifiestas similitudes a Melque. Del  mismo modo señala a la ermita bajo la advocación de “Nuestra señora” como  Melque.

 

¿Que extraña razón  mueve a un rey a cambiar su religión y a tratar de homenajear al sitio de Melque de manera tan notoria? ¿No habían determinado los historiadores que  Melque solo hubo de suponer una  singular Iglesia en medio de la nada?

 

Es difícil sostener que si hasta el momento de la invasión  apenas hay referencias a Melque, poco tiempo después sea el centro de atención
del rey de Toledo y que por ende, este la tome como modelo arquitectónico y
enfatice a su virgen negra.

 

   Y es que en Melque  ,como no podía ser de otra manera, existió una Virgen negra, una virgen que  desapareció durante la guerra civil, cuya reproducción actualmente comparten los parroquianos de San  Martín de Montalbán y la Puebla de Montalbán a parte iguales durante seis meses
al año.

 

Conforme se ha escrito mucho y no del todo cierto sobre las  vírgenes negras, transcribo parte del interesante libro que me ha hecho llegar
Juan Eslava Galán[vi], en lo que a mi juicio es un acertado
resumen sobre el origen y significado de  estas “vírgenes negras”:

 

     “El  modelo de Virgen Negra más divulgado, el de la Galactrofusa, o Virgen de la  Leche, se inspira en la imagen de Isis amamantando a Horus transmitida, sin  apenas cambios, en la estatuaria egipcia desde los tiempos de los faraones.La ternura de la Galactrofusa, de la  Virgen amamantadora, es engañosa, puesto que esa leche que da al Niño sigue  siendo la imagen de la Sabiduría, la misma cualidad que la parturienta Kiriotissa  quería sugerirnos con su hieratismo. Tan sólo ha cambiado el medio.      Los  Templarios, al extender esas Vírgenes por los antiguos santuarios precristianos, intentaban divulgar el Conocimiento, redimir a la Humanidad de  la cultura y el fanatismo

 



      Los  templarios compartieron su sabiduría secreta con algunos benedictinos que  fueron los que inspiraron la fundación del Temple y la cristianización de la  Diosa Madre ancestral. La gran figura de los benedictinos, San Bernardo de
Claraval, se esforzó en desvelar el oculto sentido cabalístico del Cantar de  los Cantares de Sa lomón. La leyenda medieval sostiene que la Virgen se oprimió  el pecho para que tres gotas alcanzaran los labios de su devoto. La piadosa  fábula quiere indicarnos que San Bernardo recibe de la Virgen la sustancia del  Conocimiento, es decir, la iniciación en los secretos de la Diosa Madre.”

 

Continuando con los muchos misterios, no solo arqueológicos
encerrados en Melque, encontramos elementos recurrentes como la presencia de
“cuevas” y silos.

 

Aunque su suelo primitivo era losa de granito luego se cambio por el tipo opus signium. Lo  interesante es el foso que recorre longitudinalmente la iglesia .Este silo  abierto en el interior de la Iglesia y que atraviesa la nave terminando en la  habitación sudeste es anterior a la reforma de la iglesia fechada entorno al 800[vii].

 

Sin que podamos  determinar que grado de   veracidad podemos otorgar a los testimonios orales de vecinos y pastores que cuentan historias de ovejas que aparecen  y desaparecen entre el cercano castillo de Montalbán y la Iglesia de Melque, lo cierto es que la existencia de una comunidad religiosa de
cierta importancia contemporánea a la invasión musulmana invita a pensar en que  el poblado pudo haber significado un refugio relativamente seguro en los primeros momentos de la invasión.

 

De igual modo cabe  imaginar en que Melque era un lugar  idóneo para ocultar cualquier tesoro  debido a la existencia en sus aledaños de una intrincada red de galerías que se proyecta hasta el cercano castillo  de Montalbán.

 

Personalmente he  tenido oportunidad de conocer vecinos de la localidad, que no solo me hablan de  galerías que comunican el castillo con la iglesia, sino de pintorescas historias como la de una cerda  preñada que se introduce accidentalmente por los subterráneos del patio de  armas del castillo, para aparecer en la Puebla de Montalbán a unos 16 Km.

 

No descuidemos que los templarios comunicaban sus  encomiendas por subterráneos “disimulados” que han salido a la luz en nuestros  días gracias a hundimientos fortuitos o trabajos de reacondicionamiento. Estas  galerías alienaban las distintas encomiendas, principalmente las de las  ciudades,     comunicando las situadas  intramuros y extramuros con motivo de sortear las murallas. Louis Charpentier[viii]
nos pone el ejemplo de Dormelle (Seine-et-Marne) un subterráneo muy amplio con  bóveda de ladrillo y forma de cuna que  se comunicaba tomando la dirección de Paley con una encomienda hermana. Significativamente
veremos como en el castillo de Montalbán sus subterráneos son funcionalmente
anacrónicos guardando una semejanza casi absoluta con la descripción de
Charpentier. Estos lugares de los que habla Charpentier siempre guardaban relación con la figura  simbólica de la “espina” como la iglesia de Notre-Dame-de-l´Epine, siendo  lugares señalados a buen seguro para ritos de iniciación que se relacionarían con el simbolismo de la espina  dorsal.

 

La disposición prerromanica de “espina de pez” es común observarse en
iglesias como Melque .En este caso la carga esotérica de Melque, en atención a su Virgen Negra apunta a un modelo preciso cifrado en el  Cantar de los Cantares:

 

“…Igual que un lirio entre las espinas…”.

 

Según Louis  Charpentier la virgen era calificada en las letanías templarías como “lirium  inter spinas”.

 

El simbolismo ligado a la espina dorsal o a la columna  vertebral entronca con la “mutación” observada en el   hombre ancestral que siendo en origen un animal de cuatro patas al  erguirse sobre la columna entro en un
orden superior. En la India llaman “brahmadanda” o el bastón de Brahmá a la
espina dorsal y se relaciona con el caduceo de Mercurio abrazado por dos
serpientes entrelazadas símbolo del Kundalini.
La bipedación en los
homínidos fue un salto evolutivo  que supuso el aumento del volumen del cerebro y el desarrollo de nuevas  habilidades. La columna vertebral se convierte de esta forma en un “Omphalos” un punto de ruptura del
espacio-tiempo armonizador de los contrarios, de los mundos inferior y
superior, de los principios activos y pasivos. En muchos templos fenicios y
egipcios siguiendo este modelo antropocosmico se construyen alegóricamente
columnas centrales llamadas “Pilar Dyed”.

 

En Melque y por si no fuera poco delante de la habitación nororiental de la iglesia  se adoso otra construcción formada por dos o tres habitaciones que se prolongaban al este siendo desconocido  por los responsables técnicos de los trabajos arqueológicos el final de las  mismas. Solo decir que una de las habitaciones fue ocupada por una sepultura  formada por grandes losas reutilizadas del suelo original y la otra de  dimensiones diminutas había sido tapiada y rellenada con hormigón y cal, sin  que se haya determinado una solución definitiva con motivo de la construcción. Estas pequeñas cámaras pudieron usarse como parte de un ritual iniciatico pues uno de
los símbolos más frecuentemente usados, por las Instituciones Iniciáticas del  pasado y del presente, es el de los Viajes dentro de los Templos.

 

Melque responde ciertamente a lo que los propios técnicos
describen como un ejemplo único, por su aparejo y técnica constructiva enlaza  con la tradición arquitectónica tardo-romana, mientras que su planta y alguno  de sus escasos elementos decorativos la vinculan al mundo oriental de Siria y Jordania. Por ora parte, la disposición de  columnas adosadas en el soporte del cimborrio son reminiscencias de templos  clásicos.

 

Es un “enigma  arqueológico en si”.Como bien describe Ángeles Espinosa[ix], su interior incorpora una atmósfera de  recogimiento donde la luz es determinante:

 

“Lo mismo la que cae desde el cimborrio  en dirección oblicua, iluminando en sus cuatro haces el centro del crucero,
como la que penetra por las estrechas ventanas abocinadas en los muros que  forman los brazos laterales, la luz es en Santa Maria de Melque, un elemento  más, casi arquitectónico, incluso más que ornamental, ya que contribuye a  fragmentar los spacios creando muros irreales colaborando con la piedra a dar  esa imagen laberíntica que la iglesia tiene”

 

 

¿Quién y con que objeto construyo Melque? Sobre el cimborrio del crucero se
levanta el arranque de lo que fue una torre; poco decorada, con huecos en las  cuatro fachadas, ábside en herradura, molduras y estucos con el Árbol de la  Vida, la flor de lis y rosetas.
Definitivamente Melque esta preñada de simbolismo. ¿Cómo de  otro modo interpretar esa compartimentación en estancias sutiles o no intuir  que esa luz proyectada desde el árbol de la vida es la forma misma de la  potencia divina?

 

No quiero de pasar de soslayo por un curioso episodio  relacionado con Melque, y que nos cuenta como en origen pudo emular al templo  de Salomón con una ornamentación bien conocida del mismo. En las relaciones que  mando hacer Felipe II respecto de la Puebla de Montalbán aparece una reseña a Melque:

 

“En juridisción desta villa a dos   leguas della esta una Ermita que se llama de Nuestra Señora de Melque ques un
edificio antiquísimo…y oyo decir que en tiempos antiguos estaba dorada toda la  dicha Ermita y que le pegaron fuego pensando que era oro fino de martillo y  ansí esta toa ahumada y se dice que la hicieron los templarios…”

 

¿Una iglesia totalmente dorada en su interior? ¿Quién  diantre y con que objeto realizo tantas síntesis de estilos con reminiscencias  orientales?

 

Hago una proposición abiertamente herética:Quizás estemos ante
lo que en origen fue un templo al Dios fenicio “Melkart”.

 

Con todo, lo más  desconcertante de Melque es su arcosolio. Según Caballero Zoreda, el arcosolio  del extremo meridional del crucero albergaría un sarcófago con los restos de un  personaje principal que seria el probable fundador de la iglesia. Sin embargo  se desconocen más datos.

 

Del mismo modo recordemos que en los arcosolio solía existir
bien una losa de piedra que se utilizaba como altar conmemorativo o que sella  el sarcófago que contiene el cuerpo ¿una manera ingeniosa de ocultar la más  famosa y sacrosanta reliquia judeocristiana? Recapitulemos siempre se hablo en el interior del devir de una losa natural.

 

Siguiendo la línea trazada por ejemplos similares a  Melque como los del sepulcro de San  Fructuoso de Montelios, el mausoleo de Melque hubo de tener mayor importancia  debido a su proximidad a la corte. ¿No es 
acrónico que en los aledaños de  la misma Urbs regia se levantara un mausoleo sobre el que nos haya quedado una  sola pista arqueológica o histórica sobre la identidad del personaje para el  que presuntamente estuvo destinado?

 

En el Catalogo monumental de la provincia de Toledo del  Conde de Cedillo encontramos esta reseña sobre el castillo de Montalbán[x]:

 

“de las más antiguas posesiones que  tuvieron los templarios en España debió ser el dominio y castillo de Montalbán  que les dono el mismo Alfonso VII al terminar el primer tercio del siglo XII.  Los templarios hicieron de Montalbán una de las más importantes encomiendas de  la Orden de Castilla y en el propio siglo XII reconstruyen la fortaleza. Siguió
el castillo en poder de los templarios hasta 1308 en que, aún antes de que la  orden fuera abolida en el concilio de Viena del delfinado, el rey Fernando IV  secuestro los bienes que el temple poseía en sus estados”

 

Por cierto, en este mismo libro del Conde de Cedillo se  cataloga con el numero 350 a la virgen negra de Melque, de la que se dice: “Possesión que fue de Emplarios”.

 

Respecto de la etimología del Castillo se ha especulado con  la antigua raíz “alp”, altura o con un etimo celta similar al de Melque. En el  castillo de Montalbán queda el testimonio de una torre central que se data en  el reinado de Abd al-Rahaman III, quién encarga a su mawlá a partir del 932 la
reconstrucción de atalayas, fortalezas y castillos desde Talavera a Atienza.

 

La construcción del  castillo es de mampostería con piedra  berroqueña de considerable tamaño en la base. Las torres tienen planta  poligonal formando un pentágono como resultado de la intersección de los lados.  Por cierto, abundan las marcas de cantería. Una de ellas, en la parte  superior, se reconoce por su forma de pentáculo estrellado o sello de Salomón.

 

Volviendo al Conde de Cedillo, este dice sobre la ermita que  formaba parte de “uno de los doce conventos templarios”, suponiendo  conjuntamente con el Castillo, la 3ª  Bailía de la Orden de un total “de 24 que poseyera en Castilla”.

 

El convento  desaparece[xi] siendo Maestre provincial de Castilla, Fray Rodrigo Joanes Yánez. Este Maestre  aparece citado nominalmente junto a 85 freires procesados. También se conoce la identidad del último Comendador de Montalbán: Lope  Fernández, fallecido el 3 de abril de  1310 después de ser apresado por orden del Arzobispo de Toledo.

 

Si enigmática es la iglesia de Melque el Castillo no le va a  la zaga. 

Sobre el carácter misterioso del castillo, no voy a acudir a  ninguna fuente sospechosa, sino que voy  a limitarme a transcribir lo publicado por los propios servicios técnicos de la Diputación de Toledo[xii]:

 

“…Y además una serie de enigmas, algunos señalados por Cooper, que dejan perplejo al visitante. Lo primero que  extraña es su situación. No tiene cerca ningún camino que vigilar, ni siquiera  la cañada ganadera, a más de dos kilómetros…Desde el castillo no se va a  ninguna parte…y el camino solo llleva a él. ¿Qué protegía, o a quién defendía?En su interior vemos las bocas de dos  aljibes. Pero no hay tejados que lleven a ellos el agua…Hay un pozo al  exterior, protegido por una cerca almenada-sin duda posterior al castillo-y con  acceso desde dentro por una galería subterránea. Pero su caudal es insuficiente…las puertas tienen muy poca altura, menos de dos metros, insuficiente para un hombre a caballo sin tener que descabalgar, tarea que  lleva tiempo y dificulta una entrada rápida…Casi todos los castillos sirven  para acoger a los vecinos del pueblo inmediato, pero aquí no hay, ni parece
haber habido ningún pueblo…la población mayor, la Puebla, posterior en el  tiempo al castillo, esta a 16 Km.…más cerca esta San Martín de Montalbán a unos  seis KM…en 1576 fue fundado…no consta que ninguna algarada enemiga o  cristiana haya pasado o partido por  Montalbán…

 

La única explicación que podemos aventurar ante tantas rarezas es la  existencia en este mismo edificio de uno de los cinco conventos del temple en  Castilla, para formar a sus capellanes o para efectuar las nuevas profesiones  de caballeros…aunque para ello también parece excesiva su fortaleza, es posible
que para estos fines se erigiera en un sitio tan aislado, alejado de rutas…pero  como no quedan ya caballeros templarios verdaderos, ni sus archivos, no podemos  preguntarlos, para que nos expliquen porque y para que se hizo aquí semejante
obra, que hoy…nos parece inútil.”

 

A primera vista se deduce que Montalbán pudo ser un centro iniciatico de primer orden. En atención  a ello, guarda concordancias con otras encomiendas cuyos subterráneos recurrentemente era empleados   para ritos de paso e iniciación.

 

Para echar más leña al fuego de la ensoñación, referir una  leyenda traída de la mano de Juan G. Atienza sobre el castillo, que en boca de  él: “delata su querencia ocultista”.

 

Dicha leyenda sitúa al castillo como escenario de los amores  entre un joven Carlomagno (Mainete) y la  princesa mora Galiana, hija del rey Galofre. En el fondo de esta leyenda  subyace una simbiosis de credos muy en
la esfera del ideario templario, que lejos de hablar del Castillo como un lugar  olvidado, esta muy presente en los orígenes germanos de la epopeya medieval y  los cantares de gesta. Y es que a través de las bodas de nuestros reyes con  descendientes carolingios, especialmente con la rama de los Plantagenet, y la  entrada de Los monjes del Cister, se entronco con toda la trama del Grial
 

 



[i] “Los Templarios en los
Reinos de España”.Editorial Planeta 2006.

[ii] Cean Bermudez y Madoz.

[iii] Proyecto de
Investigación criolitita, quimica y biolitica para la datación cientifica de
Santa Maria de Montalban. Boletín Toletum nº 53

[iv] Fernando Jiménez
Gregorio. “Temas Toledanos: Los señorios de Escalona y Montalbán”

[v] Alzog. “Historia
Eclesiastica de España” . Tomo II, librería religiosa 1855

[vi] Juan Eslava Galan,Alvaro
Rendon. La
lampara templaria descifrada”.

 

[vii] Luis Caballero Zoreda.
Excavaciones Arqueológicas en el Lugar de Melque. Patrimonio
historico-arqueologico , 18 . Castilla-La-Mancha 19962002

[viii] “El misterio de los
Templarios”.Editorial Bruguera 1970

[ix] “Santa Maria de Melque”.
Editorial Everest. 1979

[x] De resultas de integrarse los templarios toledanos
principalmente en la Orden de San Juan o
en la de Calatrava , el castillo de Consuegra como capital del priorato de San
Juan en Castilla , conserva importante documentación sobre los templarios, tal como nos cuenta D.
Ventura Leblic García[x] .Así en el libro “El Gran
Priorato de San Juan de Jerusalén en Consuegra e 1769[x]” escrito por Domingo Aguirre ,
encontramos como el capitulo VI titulado
“Origen de la orden de Caballería del templo” aporta utilísima información para
estudiosos e historiadores.

 

[xi] Los motivos
principales del proceso de la Orden del Temple son dos:

1º En 1307 Clemente V no encajo de buen grado el
rechazo por parte de los templarios, de su proyecto para fusionarlos con la Orden de San Juan.

2º Cuando se pierden los santos lugares otras
órdenes militares como los Hospitalarios
trasladan el grueso de sus tropas a Rodas para proseguir combatiendo al turco.
De 1229 a 1239 la Orden del Temple había cedido la soberanía de Chipre, por lo
que debe instalarse obligatoriamente en la fortaleza de Paris. El rey francés
movido por el rencor al no haber sido admitido en la Orden e hipotecado por
estos, se hace eco de la existencia de un gran tesoro.

 

[xii] Los Castillos de Toledo.
Diputación Provincial de Toledo 1997

PULSAR PARA ESCUCHAR MIENTRAS NAVEGA