El Templo de Salomón, que es el tema central del libro escrito por mi entrañable amigo y hermano José Ignacio, es sin duda el motivo medular en las leyendas y la iconografía masónica, pero no sólo en las logias, sino en la imaginación de las gentes ilustradas a través de la historia, este templo jerosolimitano ocupa un lugar sin paragón. Después de todo, se trata de un  edificio hecho por el hombre, pero inspirado en las instrucciones del Señor, donde durante años estuvo presente la shejiná divina, protegida por los dos querubines que montaban guardia sobre el arca de la alianza.

El Templo del Rey Salomón, entonces, se transformó en símbolo del nexo entre la humanidad y la divinidad, y la ciudad de Jerusalén goza de sus dos naturalezas, la terrestre y la celeste. El nombre Jerusalén (Yerushalayim en hebreo) puede interpretarse como la Ciudad de la Paz, pero también puede significar "La ciudad de las Perfecciones", porque "shalem" significa entero, íntegro y perfecto. El libro que se presenta esta noche es un intento de aproximación al misterio que encierran los nombres, y como bien sabían los cabalistas, el mundo, el universo entero, fue creado con las 22 letras del alef-bet y las 10 sefirot: cifras y esferas.  Todas condensadas en el microcosmos del templo.

 

León Zeldis Mandel

Gran Maestro Adjunto Honorario

Gran Logia del Estado de Israel

Ex Soberano Gran Comendador

Supremo Consejo del Grado 33 de Israel

 

 

"La España mágica”, según el crítico Juan Eslava Galán es “un libro apasionante y revelador que nos arrastra por el envés de la historia española y se lee como una novela”

 

 

 

 

 

Esta foto es muy emotiva para mi por muchos motivos.Esta tomada por mi hija de 10 años el día de la presentacion de mi libro "El retorno de los sabios" en la sede de la GLE (Gran Logia de España).

 

De izquierda a derecha, Xavier Sánchez de Amoraga (Conde de Campohermoso). José Ignacio Carmona (escritor), Mario Conde (Empresario), lberto de Las Heras (Presidente de la Federacion de empresarios H de Madrid.

 

Todos buenos amigos.